El ejemplo de captación de talento en ITERA: Álex Mínguez, ingeniero de desarrollo

El desarrollo que ha experimentado ITERA Engineering en los últimos años ha contado con la aportación de un nutrido grupo de ingenieros y de profesionales altamente cualificados que han puesto al servicio de la compañía su talento y sus ganas de trabajar.

Uno de esos ejemplos es Álex Mínguez Martínez, ingeniero de diseño y desarrollo de producto que comenzó sus prácticas en Itera en 2014 y, después de 6 años, ha ido adquiriendo diversas responsabilidades.

 

 

Es el ejemplo de una de las vertientes de la filosofía de los recursos humanos en esta empresa de ingeniería: captar jóvenes con talento y darles la oportunidad de crecer de manera profesional, al tiempo que crece la compañía.

Álex Mínguez destaca de Itera “la incorporación del sistema de mentorización a los nuevos incorporados, cómo la empresa se adapta a las necesidades del empleado, la posibilidad de viajar y crecer profesionalmente, la formación que Itera ofrece, y la diversificación que está experimentado la compañía y que permite al equipo confiar en la empresa y en que tendremos nuevos proyectos”.

En el caso de la mentorización, un proceso instaurado en Itera hace unos años, “permite a los recién llegados conocer tanto la actividad de la empresa, como los procesos. Y si, además, te incorporas para trabajar en el propio cliente, como en mi caso que era Ford, aún es más necesaria esta figura. Cuando yo entré todavía no se había instaurado, pero ahora es una figura muy valorada y, de hecho, yo mismo he sido mentor”.

En cuanto a la dimensión profesional, Álex Mínguez reconoce que él ha podido integrarse en varios proyectos relacionados con Ford. Esto le ha permitido estar en constante relación con el centro de diseño de la multinacional en Colonia. Además, “la empresa ofrece a cada empleado el perfil de proyecto que le puede motivar. En mi caso, pasé de Ingeniero de producto en vida serie, a desarrollo de producto y posterior lanzamiento.  He podido cambiar y aceptar nuevos retos.  He podido incorporarme a proyectos que empezaban desde 0”. 

En este sentido, se plantea el tema de los viajes y la posibilidad de vivir fuera, ya que Itera cuenta con oficinas en el exterior -China, India, UK, Alemania, Rumanía-. “En mi caso, prefiero tener mi base de trabajo en Valencia, aunque me desplazo a diversos países si es necesario. Es algo que en Itera se valora mucho, ofrecer a cada empleado si es posible un perfil de puesto que se adecúe a sus perfiles y necesidades”

Otro punto que destaca este ingeniero es la formación transversal que recibe el equipo de Itera. “En mi caso, desde un curso sobre liderazgo, hasta uno de inyección de plásticos”. 

Álex Mínguez estudió ingeniería de diseño y desarrollo de producto porque le encanta todo aquello que lleva ruedas y motor. Por eso, también valora de manera positiva el proceso de diversificación que Itera está experimentando. “Supone la respuesta de la dirección a los cambios que el sector de automoción está experimentando. Está claro que seguiremos fabricando coches, pero es necesario introducirnos en el sector ferroviario o aeronáutico”.

Y un último apunte que realiza Mínguez: “el idioma vehicular es el inglés. Entras en la oficina de Ford… y da igual que estés en Almussafes o en Colonia. El idioma es el inglés. Al principio entendía, pero era menos fluido a la hora de hablar. Actualmente, casi toda mi jornada laboral se desarrolla en inglés”